A finales de enero el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía aprobaba el anteproyecto de la Ley de Cine de Andalucía, que dotará por primera vez de un marco jurídico a la producción cinematográfica y audiovisual a esa comunidad.  Hemos pedido la opinión a tres de los sectores involucrados – PECAA, que engloba a productores independientes de Andalucía; Asociación Empresas Distribución Audiovisual de Andalucía y Asociación de Exhibidores de Andalucía- y la satisfacción es unánime.

Filomeno-Martinez-de-Aspe

Para Filomeno Martínez de Aspe, presidente de la Asociación de Exhibidores de Andalucía  y Rogelio Delgadoy presidente de AEDAVA (Asociación Empresas Distribución Audiovisual de Andalucía), “la reciente aprobación del anteproyecto de Ley del Cine de Andalucía es una ventana de oportunidad para el desarrollo del sector”.

“Desde hace más de dos décadas, las políticas publicas del Cine en la Comunidad han oscilado entre el menosprecio a la concepción industrial del sector y el dirigismo culturalista y siempre con carencias de presupuesto público. Vaivenes que al final dan como resultado una cinematografía, premiada en los Festivales, pero de escasa relevancia en términos de público a pesar de que la exhibición andaluza tiene un peso especifico en el conjunto del país y como mercado propio. Son más de catorce millones los tickets vendidos en Andalucía durante el pasado año”, apuntan.

Los responsables de los exhibidores y distribuidores de Andalucía destacan que el anteproyecto está incluido en una línea de actuación política que se plasmó en el estatuto de autonomía aprobado en el año 2007 y que establecía las competencias de Cine como propias y exclusivas de la Comunidad. “Aunque en  aquel momento las transferencias de las competencia no fueron realizadas y, por consiguiente, las empresas andaluzas tiene una menor capacidad de competir el mercado global por no tener los recursos que empresas de Cataluña o País Vasco disponen para su actuación provenientes del Estado”.

Subrayan Martínez de Aspe y Delgado que el comienzo de este camino legislativo es una paso decisivo para la consolidación del sector del Cine como sector clave dentro de la estrategia de desarrollo de la comunidad en este inicio de siglo. “Un sector que consolida más de siete mil empleos estables y que tiene un potencial significativo para reforzar la actuación y desarrollo del sector del turismo de Andalucía”, recuerdan.

Rogelio-Delgado

El texto que aprobó el Consejo de Gobierno el pasado enero es consecuencia de las tareas desarrolladas durante los últimos años y “aún tiene que ser perfeccionado en su articulado para que pueda dar este perfil innovador y de avance real que todos los elementos del sector Cine estamos deseando”.

Los presidentes de los exhibidores y distribuidores andaluces determinan que “existe un aspecto que es necesario destacar por positivo y por novedoso: la puesta en marcha de la Estrategia Andaluza para el Impulso de la Industria Cinematográfica. Este documento de planificación promovido por la Consejería de Cultura, tras la consulta a las entidades representativas del sector, es un instrumento de coordinación de las políticas públicas que tengan incidencias en el sector. En el mismo deben de participar las Consejerías y organismos públicos con competencias en medios de comunicación social, economía, hacienda, consumo o, igualdad, educación, consumo, Innovación, empresa, turismo, cultura”.

El plan debe ser aprobado por el Consejo de Gobierno y tendrá una vigencia de seis años. Además es obligatorio que contenga el sistema de selección de proyectos, la cuantía de recursos públicos que se invierten y la creación de un mecanismo de evaluación permanente.

A su juicio “este plan,  similar al existente en otras comunidades, permite generar estabilidad y coherencia en términos de apoyo público al sector y de manera específica en la cuantía de los recursos económicos y la creación de un marco integral para toda la industria. Aquí es donde podemos encontrar un mayor giro del texto propuesto, al asumir el mismo la doble vertiente cultural e industrial del cine que tiene que estar presente en el nuevo marco de planificación y jurídico que se está creando”.

AedavaAbogan por la creación de la Cartera de Recursos para la financiación de la cinematografía, que aglutine los patrimonios económicos disponibles para las medidas de fomento de la industria cinematográfica. “En estas medidas de fomento es donde se tendrá que producir una mayor debate y modificación del texto propuesto, dado que en el actual se amalgaman un conjunto de medidas que deberían tener cada una su propia significación, quedando por debajo de las necesidades mínimas aquellas que están destinadas al fomento de la exhibición y distribución de las películas andaluzas. Y muy apartadas del marco europeo aquellas otras que están destinadas a la formación de públicos, el fomento de la exhibición, la aplicación de las nuevas tecnologías y el desarrollo de la industria andaluza”.

“Si queremos un sector del cine más competitivo tenemos que apostar por empresas andaluzas más competitivas y con una mayor capacidad de actuación”, afirman. “Esto trae consigo facultar el acceso a los recursos financieros y por tanto a las nuevas tecnologías que modifican la exhibición y la distribución. En esto es determinante que las nuevas actuaciones prioricen la capacidad de evolucionar hacia empresas de mayor volumen en facturación  y con accesos a los instrumentos financieros que hace plausible la innovación en un sector como el Cine tan afectado por los cambios técnicos”.

ECALa ejecución de las competencias administrativas, desde las certificaciones de nacionalidad, edad, coproducciones internacionales para el registro de empresas, el control de asistencia o la función de inspección, son competencias que comenzarán a ejecutarse desde la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. “Esto traería un acercamiento de la Administración al administrado lo que debe convertirse en un mejor conocimiento mutuo y sobre todo una relación más fluida entre la industria y la administración. Y para impulsar este diálogo se crea un organismo de participación:  el Consejo Asesor de la Cinematografía, con una composición obligatoriamente plural y diversa entre profesionales propuestos por las entidades representativas y designados por la titular de la Consejería de Cultura”.

“En resumen”, finalizan “estamos ante un texto cuya propia existencia es una avance para el sector y que en el plazo de los próximos meses debe de perfeccionarse para ser un impulso real al Cine de Andalucía”.

La opinión de PECAA

Jose-Antonio-Hergueta

PECAA es la  Plataforma de Empresarios y Creadores del Audiovisual Andaluz, que engloba a productores independientes de Andalucía. Su presidente, José Antonio Hergueta, se muestra bastante satisfecho con el texto de la Ley del Cine Andaluz “porque otorga un rango a la actividad audiovisual que hasta ahora se limitaba a la protección de la Consejería de Cultura y cierta difusión. El entroncar con otras leyes, un planteamiento estratégico que lo vincula a varias Consejerías (Economía, Industria, Presidencia, Educación) y también a normativas europeas, es lo lógico para el sector cinematográfico. Incluye competencias que han de ser transferidas, tal como PECAA viene reclamando desde hace ya 10 años, para optimizar la gestión desde la Comunidad Autónoma y también un Fondo (llamado Cartera) que supone la primera piedra de una financiación novedosa, al menos en España, donde los fondos de que dispone la cinematografía andaluza se renovarán y gestionarán sin interferencias de Hacienda, abriendo la opción a la otra pieza que estamos solicitando: la llamada “tasa-teleco” que, junto a la obligación del 5% a las cadenas de TV (6% para las públicas) permitan a la producción cinematográfica depender menos de los Presupuestos del Estado. En todo caso, el proyecto de ley resume aspiraciones y plantea nuevos pasos que ahora tendrán que reflejarse en los reglamentos y desarrollo de las mismas, para los cuales ya estamos trabajando. Es sólo un principio”.