FUENTE :Pablo Rodríguez /@pabrodgar /CULTURAS/iDEAL.ES

Salas de cine y distribuidores de Granada se suman a la séptima edición de la Fiesta del Cine, unas jornadas con importantes descuentos en el precio de las entradas y que devolverá al público a unas salas en caída libre

Sin ‘Ocho apellidos vascos’, el fenómeno que barrió todas las previsiones en la edición anterior, pero con el mismo poderoso reclamo que entonces, la Fiesta del Cine convoca nuevamente al público a las salas de exhibición. Las jornadas, el arma con mayor poder de convocatoria que ha desarrollado la industria hasta ahora, aspira una vez más a devolver a los cines el esplendor perdido en los últimos años. Lo intentan con rebajas en el precio de las entradas, que cuestan 2,90 euros a los espectadores que se acerquen a las salas desde el lunes hasta el miércoles en todos los centros adscritos a esta actividad. Organizada bajo el auspicio del Ministerio de Cultura y asociaciones tan importantes como la Confederación de productores audiovisuales (FAPAE), la Federación de Distribuidores de Cine (FEDICINE) y la Federación de Cines de España (FECE), la muestra es una esperanza para la industria, especialmente herida por la caída generalizada en la que está inmersa desde hace ya varios años.

Los informes anuales de la Sociedad General de Autores (SGAE) dan buena cuenta de la bajada en los principales indicadores. Entre 2009 y 2013, año del último informe, las salas de cine españolas acumulan una caída constante de espectadores desde los 110.668.000 tickets vendidos entonces hasta los 76.773.000 del pasado año. La diferencia de 33.895.000 espectadores deja un descenso del 30,62 por ciento en el último lustro. La recaudación nacional ha descendido de la misma manera durante el último lustro. En 2009, las salas ingresaron 678.344.919 euros. En 2013 fueron 498.772.000 euros, lo que implica una caída del 26,47 por ciento.

Las salas de exhibición de Granada no han logrado esquivar la crisis del sector. Mientras en 2012 vendieron 1.600.277 entradas, el año siguiente solo consiguieron colocar 1.276.093 tickets. La caída, de 324.184 espectadores, alcanzó el 20,25 por ciento en este periodo. Por supuesto, el efecto se ha dejado notar en la caja. El año 2012 cerró con una recaudación de 9.323.273 euros, un dato que seguía la línea descendente iniciada en 2010. Al año siguiente, 2013, cayó hasta los 7.172.715 euros. El impacto, del 23,03 por ciento, dejó 2.150.558 euros menos en las taquillas.

En línea con el descenso en la venta y la recaudación, las sesiones en las salas de cine han disminuido también. En 2012, las salas granadinas abrieron sus puertas en 65.743 citas. Un año después, las exhibieron tan solo 47.206 sesiones, lo que supone una caída del 28,19 por ciento.

¿Qué motivos hay tras la escapada del público de las salas? La Asociación de Empresas de Distribución Audiovisual de Andalucía (AEDAVA) lo tiene claro. «La pérdida de espectadores de las salas de cine solo tiene dos causas: una, la crisis económica, y la otra, la crisis producida por la subida del IVA», señala Rogelio Delgado, presidente de la asociación. Como representante de los distribuidores andaluces señala directamente a la subida de impuestos del 6 al 21 por ciento determinada por el Ejecutivo en 2012.

El sector audiovisual, como los del teatro, la música o el arte, llevan desde entonces haciendo frente a la escalada impositiva. «No puedes subir el IVA del 6 al 21% y esperar que la gente siga yendo al Cine en mitad de una crisis. ¿Quién se ha comido esa crisis? Pues los exhibidores y los distribuidores. Como teníamos muchas salas que estaban al borde del equilibrio financiero, lo han desbordado. Las salas no han podido seguir perdiendo dinero y muchas han tenido que cerrar», explica.

La industria considera que la solución no está en la bajada del precio de las entradas, algo que flotaba en el ambiente durante las anteriores fiestas del cine. «Cuando tú bajas los precios, aumentas la taquilla pero se mantienen los ingresos. Pero si lo bajas tanto es que no llegas a pagar los gastos necesarios para mantener la explotación», señala Delgado.

Lo cierto es que la situación de los cines andaluces no es buena. En muchos casos se construyeron en los últimos quince años con créditos que bailaban con la bonanza de aquellos tiempos. Hoy es una losa demasiado pesada. «Los complejos se financiaron con créditos a buen nivel y alto coste. En el momento en el que han bajado los ingresos, los gastos financieros se han llevado los complejos por delante».

A esto se suma que la gente no va al cine. La soga aprieta y cada euro gastado se mide mil veces. «Imagina que eres una persona, con pareja y dos niños y quieres ir al cine. Sabes que te puedes gastar 20 euros y si le pones palomitas, 30. Es verdad que antes era 40, pero aún así te lo planteas. Esta es la realidad del cine», señala Delgado.

Influencia de la fiesta

Ante esta perspectiva, la Fiesta del Cine asoma como una de las esperanzas de la industria. Pensadas para tener un carácter anual, su éxito ha llevado al sector a organizarla cada seis meses. Aunque las imágenes con salas repletas y colas en las taquillas, los estudios de los exhibidores y distribuidores muestran una realidad diferente. «Supone un aumento de entre el 15 y el 20 por ciento la recaudación», afirma el presidente de AEDAVA.

Ahora los ojos de la industria se vuelven sobre las películas que ocupan las taquillas españolas. Esperan que se repita el efecto llamada de la última edición, un fenómeno generado por el éxito de ‘Ocho apellidos vascos’. Candidatos hay. Sigue estando Torrente 5, el último capítulo sobre las andanzas del detective patrio imaginado por Santiago Segura. También El Niño, cuyo estreno hizo mejorar los números en las taquillas andaluzas, y La Isla Mínima, a la que acompaña una excepcional crítica.

Aún así, nadie quiere cogerse los dedos. «¿Cómo va a funcionar este año? No lo puedo prever. No sé, son los días finales del mes. La taquilla en Andalucía ha mejorado en las dos últimas quincenas respecto a lo anterior. No es que esté bien, es que los anteriores findes fueron un desastre. Si esto fuera fiebre, sería como bajar de 40 a 39 grados. Seguimos con fiebre», lamenta.

Las dudas quedarán resueltas el próximo lunes. Ese día todos los que hayan rellenado el formulario podrán acceder a esa fábrica de sueños que es el cine por solo 2,90 euros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s