Skip to content
19 enero, 2015 / RD

España 2014: brotes ‘vascos’ sí; verdes ¿también?

Por su interés y profundidad reproducimos en post del Blog de Juan Herbera”Desde la taquilla“sobre un primer análisis de los resultados del mercado cinematográfico del pasado año.

¿Sabéis aquello del acto de fe? Pues algo así me pasa a mi con la lectura de las cifras del mercado cinematográfico español en 2014. Hay que creer que son el principio de la recuperación aunque haya dudas muy razonables sobre la solidez y el alcance de la misma. Veamos qué tenemos y vayamos haciendo alguna reflexión (y dejando que cada cual haga la suya, porque la interpretación de algunas variables es libre, muy libre).

Las primeras cifras provisionales hechas públicas el 31 de diciembre apuntaban a unarecaudación de 522 millones de euros y 87 millones de espectadores en España durante 2014. Se señalaba que esas cantidades suponían un incremento del 3% y el 14% respectivamente en relación a 2013. Crecimiento, por tanto, tras cuatro años de caídas consecutivas. Y esa debería ser la lectura positiva, la de los brotes verdes, la que permitiese confiar en la recuperación futura. Dicen que se sabe que se empieza a salir de una crisis cuando no se puede caer más bajo, cuando los indicadores confirman que hay rebote, por pequeño que sea, y que lo que viene después será incremental. Así sea.

Hecho el acto de fe, buceemos en las cifras e intentemos hacer lecturas entre líneas. Sin negativismo, sin maldad. Creedme.

Salvando el resultado de 2013 hay que irse hasta 1999 para encontrar un año con unarecaudación inferior a esos €522M de 2014. Los €495,8 millones de hace quince años serían hoy, ajustando por la inflación, €715,4 millones. Por lo que a espectadores se refiere es en 1992 cuando encontramos un dato similar al del año pasado: veintidós ejercicios han pasado desde que 87,2 millones de espectadores acudiesen a las salas españolas. El precio medio resultante en 2014 sería de 5,98€, un 9% inferior a los 6,57€ de 2013 y que se situaría entre los 5,74€ de 2008 y los 6,10€ de 2009.

Según mi base de datos la recaudación generada durante los fines de semana en 2014 (algo más de 344 millones de euros) habría quedado casi a la par con la de 2013, apenas un 1% por debajo. De ser así, el incremento de taquilla se habría concentrado en los laborables, lo cual tiene toda la lógica si observamos el descenso en el precio medio y el aumento de la asistencia. Las promociones y descuentos que se han llevado a cabo mayoritariamente entre lunes y jueves habrían tenido ese efecto positivo. Lo que no sabemos (nos faltan datos para poderlo averiguar) es si ha habido canibalización (por pequeña que sea) entre unos días y otros. Es decir, si una parte del público que iba al cine en fin de semana pasó a hacerlo en laborables por efecto de esa bajada de precios.

Lo cierto es que es una conclusión muy obvia. Solo con las dos Fiestas del Cine y la promoción de Los Miércoles al Cine los números se explican por sí solos. En 2013, la edición de la Fiesta del Cine se celebró en octubre y atrajo a 1.600.000 personas. En 2014 hubo dos celebraciones, una en primavera y la otra de nuevo en otoño. Entre ambas convencieron a cerca de 4.200.000 espectadores. Si eliminamos unas y otras de sus respectivos totales anuales el aumento de asistencia de 2014 respecto a 2013 pasaría a ser del 7,4% (82,8 millones frente a 77,1), es decir, casi la mitad de lo que las cifras finales suponen. La recaudación de un año a otro habría crecido un 1,65% (en lugar del 3%). Y el precio medio habría pasado de los 6,51€ en 2103 a los 6,16€ en 2014 (un descenso del 5% en vez del 9% final). Y ahora imaginemos el efecto de Los Miércoles al Cines y otras promociones excepcionales en días laborables.

Ese avance de datos provisionales se refería también a la cuota de mercado del cine español, que habría sido del 24,9% (lo cual supondría en torno a 130 millones de euros), unrécord de la historia contemporánea de nuestra taquilla que, por primera vez, vería dos producciones nacionales encabezando el ranking general de recaudaciones: Ocho apellidos vascos (€56M) y El niño (€16M). En este apartado se incluyen los €8M que había ingresado Exodus hasta el 31 de diciembre, co-producción en la que Estados Unidos aportaba el 55% frente al 45% restante de España. Sin ellos (sabéis que el año pasado yo era de los que prefería no considerar casos como los de Mamá o Fast & Furious 6) la cuota, del 23,3%, seguía estando en niveles superiores a cualquier precedente.

A lo largo del año hemos ido repasando los diferentes récords que batió Ocho Apellidos Vascos que, como veremos en próximos artículos de este blog, encabeza un par de rankings en los resultados anuales en nuestro mercado. El más cercano, el ser la mejor recaudación y la mejor asistencia de todos los tiempos del cine español; el más llamativo, ser la segunda mejor taquilla de la historia tras Avatar y la tercera en espectadores tras Titanic y la mencionada Avatar. Y es que la comedia de Universal y Telecinco Cinema, ella solita, tendría una cuota del 10,7% respecto a la totalidad del mercado de 2014. Eso es más que el porcentaje de todo el cine español, sin Mamá y Fast 6, estrenado el año pasado. Un peso determinante. Exitosamente desproporcionado.

2014 es, asimismo, el segundo año de la historia reciente en que tres películas españolas estrenadas en el ejercicio recaudan más de 10 millones de euros: a las mencionadas Ocho apellidos vascos y El niño se suman los €10,7 millones de Torrente 5: operación Eurovegas. La vez anterior fue en 2009: Ágora, €21M; Celda 211, €13M yPlanet 51 €11,6M.

Según el Instituto Nacional de Estadística la población de España en 2014 era de 46,5 millones de habitantes (un 0,4% menos que en 2013). Eso implicaría un promedio de asistencia al cine de 1,87 veces por habitante y año, coeficiente que mejoraría en un 11% el del año anterior (1,68) pero que no se acerca a ningún otro de años precedentes. Por poner la cifra en contexto, en 2007 el promedio era de 2,59 (38,5% por encima de 2014); en 2004 de 3,33 (78% más alta) y en 2001 de 3,59 (92% superior).

Tiempo habrá de profundizar más en los resultados de 2014, sobre todo cuando vayan haciéndose públicos más datos y más detallados. De momento yo me decanto por evitar cualquier tipo de euforia. Venimos de un año dramático (2013) y de un ciclo de caída de la asistencia muy preocupante como para creer que un incremento de la taquilla de la dimensión antes descrita (y con las matizaciones apuntadas) implique una recuperación inmediata y contundente.

Lo más preocupante es que la industria parece seguir sin haber identificado las causas de fondo que han llevado al mercado a niveles tan bajos. El efecto positivo de una política de reducción de precios en laborables (muy centrada en los miércoles, con polémica con ciertas distribuidoras incluida) no es ni explicación suficiente ni solución a medio y largo plazo. Bienvenido sea el rebote si eso implica que no volveremos a caer tan bajo como en 2013 pero seamos capaces de investigar, sin miedo, y arriesgar si es preciso. Hay quienes lo han hecho; algunos lo están haciendo y otros lo van a hacer. ¿Tan difícil es sumarse? Quiero pensar que 2015 nos dará las claves para vencer esas barreras. ¿Ingenuo? Seguro. Persistente y soñador, siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: