TRIBUNA de Opinión publicada en el Diario de Sevilla ( Grupo Joly )por el presidente de la Comisión de Cultura de la CEA MIGUEL S. MONTES DE OCA y el Presidente de AEDAVA  Rogelio Delgado

Cultura en un tiempo nuevo

MIGUEL S. MONTES DE OCA / ROGELIO DELGADO

EN estos días se desarrollan los inicios de un nuevo tiempo político con un Parlamento andaluz de composición plural y renovada. En este mismo paradigma se moverán las políticas que desde los órganos del ejecutivo se irán conformando en las próximas fechas, esperemos que cercanas.

Es una época diferente y Andalucía se debe plantear nuevos retos y nuevos objetivos para la actividad cultural de nuestra Comunidad. De una u otra forma es necesario revitalizar la Cultura como motor de la recuperación económica y como piedra angular sobre la que seguir construyendo la identidad andaluza.

Es momento de racionalizar y priorizar el gasto público cultural hacia las actividades de mayor valor público e impacto social. Los recursos públicos deben ser el motor de una acción pública cultural que genere cultura contemporánea. La que ahora se realiza, se construye, se fabrica y se expresa, la que en este momento están desarrollando los creadores de Andalucía.

Es cierto que en el pasado la conservación de los bienes históricos patrimoniales tuvo que ser la gran beneficiada de la inversión de la Junta de Andalucía. Sin embargo, después de más de treinta años es necesario dar un giro hacia la realidad de una Andalucía creadora, de unos andaluces que son capaces de crear, conformar y materializar la cultura. Y todo esto evaluando que esta creación tiene que tener un valor público, que se perciba esta cultura por los ciudadanos y que genere una actividad económica multiplicadora de la inversión publica.

En esta línea debemos redefinir los bienes públicos culturales y artísticos y los criterios de su apoyo público. El marco legal de la cultura en Andalucía se erigió con una batería de leyes: de patrimonio, de archivo, etc. , que construyen un listado de obligaciones -compromisos presupuestarios- que dejan de lado, en parte, la realidad de lo que está pasando en el universo cultural de la comunidad.

La carencia de una legislación actualizada de la cultura; ley de mecenazgo, ley del cine, ley de las artes escénicas, con el añadido que todavía existen carencias en el traspaso de competencias desde la Administración central a la autonómica y la consiguiente falta de recursos económicos, son temas que deben resolverse con prontitud para generar actividad cultural.

Uno de las rasgos de la Administración cultural de Andalucía es una excesiva tutela que provoca, a veces, una visión de la cultura elitista, poco cercana a los creadores y, sobre todo, poco cercana a los ciudadanos. Una situación que se compensaría si se fomentaran las iniciativa de Abajo/Arriba (bottomUup).

Si deseamos una cultura próxima, es necesario crear mecanismos de participación y gestión de ciudadanos, creadores, entidades y empresas del ámbito cultural. La experiencia nos dice que la Administración andaluza tiene tendencia a ser gestionada -en parte- sobre bases inmóviles que no perciben las nuevas realidades de una sociedad pluriformada y generadora de nuevas experiencias y de nuevos caminos. administraciones que están al margen de los nuevos espacios digitales y que obvia la realidad de un mercado cultural integrado y global, donde el emprendimiento social y las estructuras participativas de la ciudadanía son percibidas como elementos que cuestionan el estatus público y no como colaboradores necesario para la eficiencia en la acción y el gasto cultural.

En esta líneas de reimpulsar la Cultura Andaluza es positivo promover dos actuaciones: la ley del mecenazgo, con nuevo texto y nueva significación. El borrador actual de la ley no fue capaz de superar las barreras internas de la Administración y es necesario que se genere un proceso para alcanzar un texto de consenso compartido en la Administración y con el sector cultural.

Y una segunda: el análisis de las fuentes de financiación de la actividad cultural y sus posibles carencias, para crear mecanismo que permitan el desarrollo de las industrias culturales en Andalucía y su capacidad de competir en un mercado global

Y todo este sistema público debe estar evaluado de forma permanente con criterios que permitan conocer la rentabilidad social de las políticas emprendidas.

En conclusión, es necesario rearticular el sistema público cultural para superar los déficits de gobernanza en las administraciones públicas e impulsar con los agentes públicos, privados y del tercer sector el fomento de la cultura y el valor de la misma como motor económico y desarrollo de la identidad de Andalucía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s