Skip to content
10 agosto, 2015 / RD

Cómo ha afectado la crisis económica en España a las películas más taquilleras? (I)

Blog Juan Herbera    

Observando las cifras del mercado cinematográfico español y las reacciones que generan en analistas y profesionales llega un momento en que uno pierde la noción del tiempo y, con ello, en cierto modo, de la realidad. Cuando se celebran promedios de 1.500€ en apertura como si fuesen excelentes noticias y se elaboran notas de prensa para destacar un lugar en el ranking del fin de semana sin mencionar un solo dato referido a recaudación o asistencia uno piensa que, quizás, ha llegado el momento de olvidar el pasado y empezar a tratar los resultados de taquilla como si de un nuevo mercado se tratara. Y quizás eso es lo que algunos quisieran. Pero yo no lo compro; aún tengo memoria y archivo histórico. Y no hace falta irse tan lejos en el tiempo para encontrar una realidad diferente. Y mejor.

El inicio de la crisis del mercado cinematográfico en España, identificándola como la pérdida continuada y significativa de espectadores, podríamos fecharlo en 2005. Aquel año se había caído un 11% en asistencia respecto al año anterior (128 millones de espectadores frente a 144 de 2004), tendencia que no se detuvo hasta 2014 con la única excepción de un ligero incremento del 2% en 2009. Entre 2004 y 2013 se perdieron 65 millones de espectadores, un descenso en el consumo de cine del 45.3%. En 2014, se produjo un importante repunte, al menos porcentualmente, al recuperarse un 12% la asistencia en relación a 2013.

A esa aproximación se le podría introducir un matiz nada intrascendente, la crisis económica global que ha sufrido la economía española en un contexto de crisis internacional. Podríamos situar el inicio de la misma en 2008 (se acentuó en años posteriores hasta llegar a su máxima expresión en 2012/2013). Los que tenemos una edad crecimos escuchando de nuestros mayores (que, en mi caso, además, se habían dedicado a la distribución cinematográfica desde los años 30 del siglo XX) aquello de que en épocas de crisis el cine siempre había funcionado mejor por aquello de ser el refugio para mucha gente al ser una opción de ocio económica (barata). Parece obvio que, con el paso de los años, eso ya no es así. Al menos no ha sido así en España durante esta crisis.

Cuando te dedicas a analizar el mercado a veces te asaltan dudas que solo puedes despejar reuniendo datos y comparándolos. Y en bastanes ocasiones el resultado no acaba de aclarar el panorama como hubieras querido, pero tampoco es cuestión de despreciar el esfuerzo. He aquí uno de esos ejercicios: tenía curiosidad por saber cómo habían soportado la crisis las producciones norteamericanas y españolas más comerciales. Decidí dividir las primeras entre animadas y acción real (por aquello de los públicos diferentes, tan sometidos a presiones por el acceso y uso de las nuevas tecnologías). Y puesto que todo ello suponía tres escenarios más el global, pensé concentrar el análisis por títulos al Top-3 de cada categoría. Os invito a compartir los resultados.

En 2007, asistieron a las salas españolas 116,93 millones de espectadores. Un 9,1% de esa cifra corresponidó a las tres producciones norteamericanas de acción real con mejor taquilla: Piratas del Caribe: en el fin del mundo (4,18 millones de entradas vendidas), Spider-man 3 (3,28M) y Harry Potter y la órden del Fénix (3,22M). Entre las tres, 10.687.950 visitas a las salas.

Tres años más tarde, en 2010, el mercado español veía como la asistencia había decrecido en un 13,1%, contándose 101,59 millones de espectadores. El peso de las tres películas norteamericanas de acción real no cayó significativamente. Sumando 8.828.600 entradas vendidas, con Eclipse (de la saga Crepúsculo) a la cabeza (3,23M) seguida de Alicia en el país de las maravillas (2,88M) y Origen (2,72M), el descenso en cifra absoluta, respecto a 2007, fue del 17% y en cuota de mercado del 5%.

En 2012, en pleno auge de la crisis económica a nivel general del país, la asistencia caía hasta los 94.158.195 espectadores, un 7,3% por debajo de 2010 y un 19,5% inferior a 2007. Las tres películas americanas de acción real, no obstante, seguían presentando una cuota similar a las anteriores. Sus 8.730.900 espectadores (cifra casi idéntica a la de 2010 aunque un 18% más floja que la de 2007) representaban un 9,3% del global del mercado español. Amanecer Parte 2 (de la saga Crepúsculo) fue la más vista (3,33M), por delante de El Hobbit: un viaje inesperado (3,0M) y Los Vengadores (2,39M).

Finalmente, en 2014, tras una recuperación en relación al desastroso 2013, el número de entradas vendidas en España se situó en 87.988.991, un 6,6% menos que en 2012 y un 24,8% peor que en 2007. Las tres mejores producciones norteamericanas reunieron a 6.712.900 aficionados, un 7,6% del total general. La más vista había sido El Hobbit: la batalla de los cinco ejércitos (2,29M) seguida de Maléfica (2,24M) y El amanecer del planeta de los simios (2,18M). Mientras el mercado se dejaba el 25% de los espectadores en estos ocho años el peso del Top-3 de acción real estadounidenses caía un 16,5% (si bien en 2010 y 2012 se había mantenido relativamente estable).

En el artículo del próximo lunes veremos la evolución, en esos cuatro ejercicios, del peso de las tres mejores animadas producidas por Hollywood y del de las tres películas españolas más comerciales de cada uno de esos años. Unas salen perdiendo en comparación el comportamiento de las americanas de acción real que acabamos de ver; las otras salen claramente ganadoras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: