“Donkeyote” del director Chico Pereira Premio AEDAVA en el Festival Alcance de Cadiz

Donkeyote, o cómo rodar un viaje

Donkeyote, o cómo rodar un viaje

El protagonista de la nueva película de Chico Pereira, Donkeyote, que participa en la sección oficial del Festival Alcances , t recibe el premio de las Asociación de Distribuidores de Andalucía, es Manolo, un activo español de 78 años a quien se le ocurre la feliz idea de hacer un viaje a pie por Estados Unidos en compañía de su burro Gorrión para conmemorar la marcha forzada impuesta a los nativos americanos a través del sendero de las lágrimas: la película es la tela sobre la que se pinta esta idea.

Pereira lleva a la gran pantalla el viejo refrán “lo importante es el viaje, no el destino”, y las aventuras de Manolo en Andalucía y la preparación de la ansiada peregrinación en Estados Unidos se convierten en sí en dicha peregrinación; toda una hazaña dada la mala condición física del protagonista, que va de Sevilla a Algeciras en burro, que como bien sabemos, pueden ser muy tercos, aunque las mayores resistencias al viaje las opongan personas. Con este fin se crea una paradoja: Manolo consigue que el reacio animal atraviese un puente pero no tiene el mismo éxito con el servicio de atención al cliente de una gran empresa comercial; no es de extrañar que prefiera la compañía de los animales.

Los grandes campos nos recuerdan a las clásicas películas del oeste rodadas en la vecina Almería, un tipo de rescate frente al fracaso del objetivo previsto: da la impresión de que de todos modos Manolo conquista el salvaje oeste junto a su fiel amigo Gorrión, aunque ninguno hable inglés, aunque no consigan llegar a la tierra prometida.

El perdido viaje es el punto de partida para contar algo que lo vale todo: el contraste de siempre entre el deseo de libertad y las leyes económicas que reinan desde el inicio de los tiempos. Más que una fábula nostálgica, es un retrato del todo-debe-cambiar-para-que-nada-cambie, siguiendo esta línea la última escena explica muchas cosas: mientras existan los molinos de vientos (o los omnipresentes aerogeneradores) existirá un Don Quijote dispuesto a desafiarlos.

La película ha sido producida por Sutor Kolonko Filmproduktion (Alemania), Opa Films(España) y SDI Production (Reino Unido), que se encargará también de las ventas. (Ficha de la Película  )

Resto del Palmares de ALCANCES

Caracola al Mejor Largometraje 
Una vez fuimos salvajes (Carmen Bellas)

Caracola al Mejor Mediometraje
Sub Terrae (Nayra Sanz)

Mención Especial en la Sección de Mediometrajes
Ozpinaren Sindromea (David Aguilar y Pello Rodríguez)

Caracola al Mejor Cortometraje
25 cines/seg (Luis Macías)

Mención Especial en la Sección de Cortometrajes
No jungle (Carmen Menéndez)
Dies de festa (Cara Martínez Malagelada)

Caracola del Público
Converso (David Arratibel)

Premio ASECAN Julio Diamante 
Conversaciones ajenas (Manuel Jiménez Núñez)

Premio Mirada Andaluza, otorgado por la Fundación AVA
Bolingo, el bosque del amor (Alejandro G. Salgado)

Premio AEDAVA 
Donkeyote (Chico Pereira)

Premio CIMA 
Carmen Jiménez como directora de No jungle

Premio DOCMA, de la Asociación de Cine Documental DOGMA
Converso (David Arratibel) y El becerro pintado (David Pantaleón)

Premios FestHome
Converso de David Arratibel, Descanse en paz, Mr. Hopper (Daniel García y Aurelio Medina) y The Fourth Kingdom (Álex Lora y Adan Aliaga)

Premio del Público al Mejor Cortometraje de Ficción (en Alcances fuera de Alcances)
Un billete a nunca jamás (Jorge Naranjo)

Anuncios

Nueva titulación “Especialista universitario en gerencia de salas de cine”

La aparición de los multicines exige un cambio radical en la vieja concepción del encargado de sala. Ha surgido ahora un público potencial, siempre en volúmenes reducidos, de gustos muy diferentes entre sí, disfrutando de amplios horarios de asistencia y sabiendo que, además, puede rentabilizar a su favor la fuerte competencia existente. La tecnología reduce y simplifica de manera importante las tareas de proyección y exige un conocimiento especializado de las nuevas técnicas digitales. Se perfila la necesidad de un gerente experto en marketing y conocedor de tecnologías de última hora, capaz de optimizar la explotación. 

Comprendido la absoluta y urgente necesidad de diseñar y poner en marcha un conjunto de enseñanzas que permitiera estandarizar y profesionalizar de manera oficial, los conocimientos propios de un gerente de salas de cine  . Con la coordinación de un experto en alta formación y contando con la colaboración de varias empresas exhibidoras, se diseñó este curso para gerente de salas de cine que ahora os presentamos.

Se desarrolla junto con la URJC (Madrid) y la entidad ISEMCO (Sevilla)  y se ha convertido en título propio de la Universidad Rey Juan Carlos, con  el título de Especialista universitario en gerencia de salas de cine, lo que confiere pleno carácter oficial a estas enseñanzas

Para ampliar la información te adjunto un dossier informativo y puede visualizar un video 360ª aquí  o en el teléfono 955.514.282 ,whatsapp:   656.38.31.46 o email:  info@isemco.eu

LA DISTRIBUCIÓN DE CINE ANDALUZA SE ALÍA PARA LA PROTECCIÓN DE LOS DERECHOS DE LAS OBRAS AUDIOVISUALES

AEDAVA firma con MPLC un convenio pionero en Andalucía para asegurar la exhibición responsable de películas en entornos públicos no regulados

 

Sevilla, 6 de abril de 2017.- Esta mañana Carlos Cueto, director general de Motion Picture Licensing Company Spain -MPLC-  y Rogelio Delgado, presidente de la Asociación de Empresas de Distribución Audiovisual de Andalucía -AEDAVA- y han firmado un acuerdo de colaboración por el cual AEDAVA se convierte en organismo distribuidor de Licencias Umbrella MPLC® para la exhibición de obras audiovisuales en instituciones públicas de Andalucía.

DSC_0331
Carlos Cueto – MPLC y Filomeno Martinez de Aspe y Rogelio Delgado – AEDAVA

La Licencia Umbrella MPLC® concede la autorización necesaria para la proyección de obras audiovisuales legalmente en establecimientos, locales, empresas y entidades, tanto públicas como privadas, sin necesidad de reportar o liquidar según los títulos utilizados, o el grado de uso de los mismos.

Gracias a la gestión de estas licencias a través de AEDAVA las instituciones públicas de Andalucía podrán hacer uso de obras audiovisuales como complemento de sus actividades culturales, sus jornadas, charlas formativas o acciones sin ánimo de lucro en el marco de la legalidad y respetando los derechos de autor y de propiedad intelectual.

Esta licencia nace desde las empresas como respuesta al uso indebido de la obra audiovisual, o contra la piratería, que en ocasiones se produce por desconocimiento de los sistemas legales de protección. Para que el uso público de las películas suceda siempre de forma regulada esta licencia aporta a las entidades que la solicitan una cobertura legal de su actividad de difusión, y reporta beneficios a los legítimos propietarios de las obras utilizadas.

Esta firma es un avance sustancial en la protección de los derechos de propiedad intelectual en Andalucía y es una estrategia en la línea del resto de acciones emprendidas por AEDAVA para proteger y empoderar a la industria del cine en Andalucía.

La licencia Umbrella MPLC® cubre más de 500.000 establecimientos en todo el mundo, incluyendo compañías multinacionales, programas de cuidados infantiles, organizaciones sin ánimo de lucro, gobiernos nacionales, regionales y locales, clubes privados, centros de salud, campings y bibliotecas, por nombrar algunos ejemplos.

Sobre Motion Picture Licensing Company (MPLC)

MPLC en España es una iniciativa de MPLC International y que coopera con EGEDA, entidad de gestión de derechos audiovisuales.

MPLC Internacional es la empresa líder en la difusión de información referente a la Propiedad Intelectual, apoyando el cumplimiento de la misma a través de cinco continentes, y en más de 40 países. Representa a más de 500 productoras y distribuidoras de estudios de Hollywood, así como a productoras independientes y extranjeras.

MPLC inició su actividad hace más de 20 años, de la mano de ejecutivos del sector cinematográfico; entre ellos, un abogado de la propia Motion Picture Association of America. El objetivo era desarrollar un proceso para transmitir al público el trabajo de una comunidad creativa, sin infringir las leyes de la propiedad intelectual.

Actualmente, cuenta con un acceso incomparable a los estudios de Hollywood, así como a los productores independientes, y ha logrado negociar tarifas para un uso corporativo y organizativo de la Licencia Umbrella MPLC®.

Sobre AEDAVA

La Asociación de Empresas de Distribución Audiovisual de Andalucía es la organización empresarial en la que están agrupadas la gran mayoría de las empresas de distribución de Cine de Andalucía, representando a más del 90 % del volumen de actividad y con un presencia activa en la INDUSTRIA del Cine de nuestra comunidad.

 

Un imperio malagueño en cinemascope

Entrevista de Fco.Griñan aparecida en Diario Sur 

Francisco Gómez Reyes, ayer, en su despacho del edificio Alfil de Marbella
Francisco Gómez Reyes, ayer, en su despacho del edificio Alfil de Marbella / Josele-Lanza –
  • Francisco Gómez Reyes, creador del mayor grupo exhibidor de Málaga con hasta 42 salas, recibe el homenaje del cine andaluz

 

  • Propietario del Albéniz, Palacio del Cine, Regio, Aleixandre y Alfil, el empresario marbellí también produjo ocho películas dirigidas por José María Forqué

 

Uno de sus cines asomaba su marquesina sobre el Llano de la Trinidad de la capital proclamando que se llamaba Emperador. Y aunque el que fue su propietario niega que fuera autobiográfico, lo cierto es que ese nombre define a la perfección a Francisco Gómez Reyes, el empresario marbella que construyó el mayor imperio de exhibición cinematográfica de Andalucía. En los años setenta y ochenta llegó a contar con 42 salas desde Algeciras hasta Vélez. Ypor el norte extendió sus butacas hasta Córdoba. «Me hacía 70.000 kilómetros en el coche cada año», asegura el exhibidor, que también se metió a productor de la mano de su amigo José María Forqué. En Málaga llegó a controlar hasta ocho pantallas, con el Circuito Palacio del Cine que se disputaba los espectadores con el otro gran grupo de la época, Astoria. «Nada de multisalas, sino grandes salones de mil y más butacas», recuerda el empresario, que recibirá el próximo sábado 28 de enero el Premio Asecan Industria del cine andaluz.

«Tenía una fuerza tan grande que me permitía elegir los mejores estrenos, aunque considero que mi mayor mérito es haber sido productor de cine», explica Gómez Reyes, que resume de manera gráfica su entrada en la compañía Orfeo junto a su socio y amigo José María Forqué: «Él rodaba las películas y yo las pagaba». Y todavía se acuerda de algunas cantidades, como los doce millones de pesetas de la época –unos 72.000 euros de hoy día– que costó ‘No es nada mamá, solo un juego’ (1974), un drama con su toque de ‘thriller’ y «morbo» –apunta– que se rodó en Venezuela con el «bonachón» Paco Rabal, la italiana Alida Valli y el británico David Hemmings, que se había convertido en toda una estrella internacional después de protagonizar para Antonioni la mítica ‘Blow up’. «Sólo al actor inglés le pagamos unos dos millones, pero me daba igual porque el dinero entraba por las taquillas como un río», reconoce. Solo hay que ver los números de esta olvidada cinta de Forqué para comprobar sus palabras: recaudó cinco veces más de lo que costó, 66 millones de pesetas –unos 400.000 euros de hoy–. «Además la vendimos en todo el mundo gracias a su reparto», apostilla el también productor de la célebre ‘Madrid, Costa Fleming’.

Aunque su primer negocio fue una carpintería, entró en el negocio del cinemaScope en los años cincuenta con la sala Lid de Marbella. Después llegó el Alfil, que tomó su nombre de un tablero de ajedrez que cubría la fachada del local. Una pieza del juego que sigue dando nombre a este grupo familiar. En los 60 expandió el tablero y el alfil comenzó a comerse torres, reinas y algún que otro rey. En Málaga jugó partidas maestras, donde arrancó con un peón, el cine Aleixandre (antiguo Royal), y fue conquistando casillas cada vez más valiosas con el Palacio del Cine (Capitol), Emperador (Plus Ultra), Regio, Zayla, París, Lope de Vega (en Pedregalejo) y, finalmente, coronó la jugada con el emblemático Albéniz. «Mis salas eran las mejores y, cuando llegó la moda de las multisalas en los 80, las adaptamos, pero aquello solo sirvió durante un tiempo por lo que opté por ir dejando el negocio», admite el exhibidor que vivió éxitos arrolladores como el estreno en exclusiva de ‘Tiburón’ (1975).

Francisco Gómez hace recuento de aquellas salas que alimentaron los sueños de película de miles de malagueños desde su despacho del Edificio Alfil de Marbella, el mismo que antes ocupaba su cine homónimo y que hoy alberga oficinas y el prosaico Registro de la Propiedad. A sus 92 años, el exhibidor y productor sigue acudiendo a diario a su empresa, aunque confiesa que ahora son los «niños» quienes la llevan. Se refiere a sus seis hijos, que han diversificado la actividad, aunque mantienen un cine. Bueno, en realidad es una multisala, está en Fuengirola y anuncia en su fachada que a su dueño le gusta el ajedrez: el Alfil. Un hombre al que ahora premian por ser un maestro del jaque mate en las taquillas.